Reflexiones en torno al ahorro de energía eléctrica parte 2

En la primera parte de este artículo hablamos de la manera en la que se transformó la sociedad con la llegada del siglo XXI, el cual vino acompañado de una serie de avances tecnológicos que revolucionaron la forma en la que nos relacionamos con nuestro entorno natural, social, político, físico, académico y un largo etcétera. La creación de los dispositivos móviles provocó que éstos se convirtieran en una extensión de nosotros mismos, pues gracias a ellos podemos realizar todas nuestras actividades cotidianas más fácilmente.

Ahora es posible descargar miles de aplicaciones que nos ayuden en la realización de todo tipo de tareas y que nos hacen la vida más fácil, por ejemplo, hay programas de entrenamiento físico que trazan metas para correr y activar nuestro cuerpo, hay otros en los que navegas por un catálogo para pedir comida o el súper a domicilio, las compras de ropa y zapatos se hicieron más íntimas al desplazarnos por los diversos modelos durante aquellas horas de insomnio y ordenarlos sin problema; por su parte, las empresas tienen un mayor acercamiento a sus consumidores con las líneas de comunicación en los sentidos que permiten las redes sociales.

Asimismo, el ahorro de energía eléctrica se convirtió en un tema urgente para atender, ya que la popularización de los dispositivos móviles provocó un crecimiento indiscriminado en el consumo de electricidad a nivel mundial, por lo que los Sistemas de Suministro Eléctrico aumentaron su producción con el fin de poder atender a las necesidades de una sociedad cada vez más exigente.

Sin embargo, en el artículo pasado explicamos que todo esto supone el incremento de la contaminación atmosférica, (la cual a su vez alimenta el fenómeno del calentamiento global), además del agotamiento de los recursos no renovables como el petróleo y el carbón; finalmente, mencionamos que esta escasez podría provocar una crisis energética a nivel mundial, ya lo ha hecho en ciertas ciudades en las que se encareció el servicio eléctrico.

En Mase Energy estamos conscientes de la necesidad y urgencia de implementar alternativas de generación eléctrica en todos los ámbitos de la vida, desde las casas, departamentos, locales comerciales y plazas públicas hasta edificios que alberguen escuelas, hospitales, oficinas y todo tipo de industrias. Es por eso que nuestra misión como una empresa responsable es la de impulsar el uso de fuentes renovables, a través de sistemas eficientes que sean amigables con el medio ambiente, de tal forma que se logre una convivencia armónica entre el ser humano y su entorno natural.

Ahora bien, desde que el hombre descubrió cómo generar y distribuir la energía eléctrica para su beneficio, se volvió altamente dependiente de ella, la mayoría de los avances tecnológicos la utilizan para poder funcionar correctamente: los automóviles, la maquinaria de las fábricas, los electrodomésticos y aparatos de entretenimiento, así como los distintos dispositivos de comunicación e incluso las tabletas de lectura (que no son los libros impresos) necesitan de corriente eléctrica para trabajar, sin ella, nuestra casa y cualquier sitio en el mundo estarían llenos de objetos inútiles.

Es por todo esto que la clave para el ahorro de energía eléctrica no se encuentra en la disminución de su uso, eso es simplemente imposible; más bien se necesita de la implementación de tecnologías que permitan el mejor aprovechamiento de la corriente que ya está disponible, aunado a la generación de electricidad a través de recursos renovables y limpios, tales como el aire y la luz del Sol. A continuación explicaremos de manera breve en qué consisten estas alternativas:

Energía eólica. Este tipo de energía se obtiene a partir del viento, en ella, las corrientes del aire mueven unos aparatos llamados aerogeneradores, comúnmente conocidos como molinos de viento, los cuales son capaces de convertir la energía cinética en energía eléctrica, por lo que están directamente conectados a las redes de distribución eléctrica.

En la actualidad se están construyendo parques eólicos, es decir, sitios abiertos en los que hay fuertes corrientes de viento, lo que los hace ideales para establecer ahí un gran número de aerogeneradores y así utilizarlos para alimentar industrias y hasta poblaciones enteras. También se han establecido centros de generación de energía eólica más pequeños para alimentar los sitios remotos a los que el sistema de distribución convencional no llega.

Energía solar. El aprovechamiento de la luz solar se da a través de unos dispositivos llamados celdas o paneles fotovoltaicos, los cuales se instalan en sitios altos para que nada interrumpa el paso de la luz del Sol hacia ellos. Lo que hacen los paneles es absorber la mayor cantidad de radiación durante el día, con el fin de transformarla en energía eléctrica y así alimentar casas, comercios, negocios, fábricas, sistemas de iluminación pública y mucho más.

Estos dos tipos de generación de energía eléctrica son cien por ciento limpios, ya que no necesitan generar contaminantes para su funcionamiento, además son muy económicos, pues ni la luz del Sol ni las corrientes de aire pueden privatizarse y, finalmente, lo más importante es que estamos hablando de recursos renovables, ni uno ni otro se terminarán  porque se están produciendo de forma natural constantemente.

En Mase Energy podemos generar todo tipo de proyectos para establecer ambos sistemas de generación de electricidad, los cuales son altamente efectivos para conseguir un mayor ahorro de energía eléctrica producida de manera tradicional. Te invitamos a ser parte del cambio, comunícate con nosotros para más información acerca de nuestros productos y servicios. Con Mase Energy colabora en la creación de un mundo mejor.

Publicaciones recientes

Deja un comentario