Panel Solar

Paneles solares: porque el futuro es hoy

Sean bienvenidos a la publicación más reciente del blog oficial de Mase Energy. El día de hoy tenemos dos propósitos con nuestro artículo, por un lado, queremos señalar porqué uno de nuestros lemas es “El futuro es ahora” y cómo se relaciona con nuestros productos y servicios, para lo cual nos basaremos en una de las tecnologías disponibles en nuestra empresa: los paneles solares. Por otro lado, queremos demostrar la necesidad de pensar no a futuro, sino de actuar hoy y sumarnos a una conciencia ecológica, es decir, que seamos responsables de nuestras acciones y decisiones en materia energética para que el día de mañana el problema no sea más complejo de lo que es en la actualidad.

Para lograr nuestro cometido consideramos necesario partir de nuestra realidad en cuanto a energéticos se refiere y cómo algunos tipos pueden considerarse como obsoletos a pesar de que se sigan sobreexplotando y utilizando en cualquier parte del mundo, acarreando además una serie de afectaciones en el entorno y sus ocupantes a diferentes niveles. Posteriormente hilaremos esta introducción con el producto elegido para destacar su pertinencia como alternativa ante este escenario por su función “preventiva” pero también “resolutiva” con respecto a algunas problemáticas engendradas por el uso desmedido de combustibles fósiles y o materias primas no renovables.

Comencemos pues por identificar las razones y las causas que nos trajeron hasta aquí. Dentro de la historia del ser humano podemos encontrar siempre diferentes elementos que terminaron siendo esenciales para nuestras actividades y necesidades más básicas una vez que se aprendió a aprovecharlos. Así, desde que se descubrió el potencial de materias primas de origen fósil, como lo es el petróleo,  una sustancia formada por hidrocarburos que se encuentra de manera natural en diversas regiones del planeta, se comenzó el camino hacia la construcción de una industria que girara en torno a este bien.

Justamente el negocio que propició este recurso natural no renovable, se tradujo en las pocas reservas que se tienen hoy en día de petróleo, y esto trae como consecuencia el alza en el precio de todo producto creado a partir del llamado oro negro, pues además de ser un combustible o utilizarse para producir otros combustibles, es posible emplearlo en la manufactura de bienes tanto esenciales como accesorios, por ejemplo, para la industria del vestido o bien para la industria de los juguetes. Pero estas no son las únicas ni las más preocupantes consecuencias de su carestía.

Lo alarmante del asunto radica en que, durante el proceso de extracción del petróleo, en el proceso de producción o fabricación de cualquier artículo a partir del mismo, o también en el uso de los combustibles con base en este recurso, se generan emisiones y otros desechos que resultan altamente contaminantes y perjudiciales para el medio ambiente y todo lo que en él se desenvuelva. Así, por muchos años, incluso cuando ya muchos eran conscientes de estas afectaciones, el mundo se hizo de la vista gorda hasta que se comenzaron a vivir, desde diferentes ángulos, innumerables problemas.

Mientras muchos se siguen aferrando a esta materia prima para cientos de procesos y actividades cotidianas características de las sociedades contemporáneas y sus dinámicas, porque para ellos es más importante satisfacer sus necesidades y deseos de manera inmediata aunque después o desde ahora padezcan ciertos estragos que esta forma de pensar y actuar conlleva, son cada vez más las personas que comienzan a ver que estamos llegando al final de la era del petróleo y sus similares. Lo mejor es que se están dando cuenta de que les conviene más actuar desde ahora, para tener hoy una mejor calidad de vida y que la potencialidad de un futuro oscuro propiciado por nuestra mano se revierta lo más posible.

Es gracias a esas personas que han querido marcar la diferencia, que fue posible el desarrollo de tecnologías como alternativas sustentables para la producción de energía, el primer enfoque que tiene el petróleo pero que, como hemos visto, ya no tiene futuro. Entre estas personas se encuentran también empresas como la nuestra, Mase Energy, dedicada a hacer crecer el concepto de las energías verdes mediante productos como nuestros paneles solares, que son sin duda una solución aplicable al presente y con mucho futuro, pues si partimos por el recurso básico que explotan, la energía solar, que no tiene una fecha de caducidad como los hidrocarburos, veremos que es la mejor apuesta para resolver el estado actual en materia de energéticos y medio ambiente.

Así pues, en Mase Energy apostamos por la energía solar y la energía eólica para combatir los problemas medioambientales, industriales y económicos acumulados desde hace muchos años por la producción energética acostumbrada. Nuestros sistemas de captación y transformación de energía en electricidad son ideales para mejorar el presente del planeta, de las industrias y de cualquier hogar en el mundo, por eso decimos y sostenemos que el futuro es ahora, no hay que esperar a vivir y padecer más estragos para hacer algo o tomar medidas más drásticas, pues si seguimos como vamos, es posible que dentro de poco nos veamos rebasados e impotentes, como individuos y como sociedad.

Para que el destino no nos alcance, invitamos a todos nuestros lectores a apoyar el cambio de paradigmas en torno a la obtención y aprovechamiento de la energía, a dejar las formas tradicionales que no tienen futuro y a cambiarse al uso de paneles solares o cualquier tecnología amigable con nuestro entorno y con nuestro bolsillo, pues también es posible.  Con Mase Energy es posible construir un mejor futuro con decisiones y acciones conscientes en el presente.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *