generador eólico

La energía eólica: otra forma de mover el mundo

Es muy difícil imaginar un mundo sin electricidad, tan sólo en 1977 la ciudad de Nueva York se quedó sin suministro eléctrico durante casi dos días lo que ocasionó saqueos, robos y todo tipo de delitos sin control viéndose inmersa en un completo caos.

La seguridad y el funcionamiento de la sociedad dependen en gran medida del suministro eléctrico, basta pensar que gran parte de las actividades que realizamos necesitan electricidad para funcionar y sin ellas simplemente las comodidades logradas durante siglos desaparecerían dejándonos de nuevo en un mundo medieval. Gran parte de la electricidad que se consume del planeta proviene de los combustibles fósiles, aunque también es frecuente el uso alternado de otros recursos como la energia eolica, la energía solar, la energía hidroeléctrica o la energía geotérmica.

El petróleo fue el gran motor del siglo XX, gracias a él los autos se han desarrollado hasta las poderosas máquinas a las que prácticamente todos tenemos acceso. Las maquinarías industriales se hicieron más eficientes, económicas y fáciles de operar.

La electricidad ha permitido el desarrollo tecnológico, la utilizamos diariamente para informarnos, comunicarnos y alumbrarnos, pero también es necesaria para ayudarnos a cubrir hasta nuestras necesidades más básicas. Sin embargo, gracias a que los combustibles fósiles no son renovables y su excesivo ha agotado algunos pozos y dificultado la extracción, se han buscado nuevas alternativas para cubrir la demanda energética actual. Cada país tiene diferentes regulaciones para la producción de energía eléctrica por métodos renovables.

La energía solar es una de las más populares, mediante el uso de paneles solares, se capta la energía que produce el sol y se almacena en depósitos para ser usada después de manera independiente o intercalada con el servicio de suministro eléctrico. Es una energía muy limpia y abundante, e incluso se ha utilizado para el funcionamiento de luminarias públicas. Uno de los pocos inconvenientes en la utilización de esta tecnología, es el espacio que se requiere para poder montar la infraestructura; si el techo o las paredes de un inmueble no permiten su instalación y no se dispone de un terreno para instalar los paneles, resultará mucho más costosa y complicada su instalación.

Algo similar ocurre con la utilización de la energía geotérmica o de la hidroeléctrica, en las que se deben de disponer de los recursos naturales como ríos, geiseres o actividad volcánica para poder aprovechar la fuerza de la naturaleza para mover los motores encargados de generar la energía.

También la fuerza del viento puede ser utilizada para generar electricidad, la energia eolica además de contribuir al cuidado del medio ambiente, ha tenido una creciente popularidad en los últimos años, esto se debe a que es la energía renovable que más madurez ha alcanzado. Su funcionamiento es muy sencillo y básicamente consiste en transformar la energía del viento que mueve las aspas o palas de un aerogenerador, además de ser una energía limpia, renovable y que ayuda al medio ambiente, su principal atractivo es que es una energía autóctona que se puede utilizar en prácticamente cualquier parte del planeta.

Actualmente, un poco más del 3% de la energía eléctrica que se consume en el mundo proviene de la utilización del viento, y se espera que cerca de la mitad del presente siglo, se extienda al 10% de la demanda eléctrica total y un poco más del 20% en Europa. España es uno de los países que mejor han adoptado esta tecnología. En el año 2013 logró que la energia eolica fuera la principal fuente de energía eléctrica consumida.

Para empezar a obtener los beneficios de esta fuente de energía, basta instalar los aerogeneradores, estos dispositivos transforman la energía cinética del viento en electricidad, las aspas o palas del aerogenerador son impulsadas por el viento y pueden alcanzar hasta 20 revoluciones por minuto, pueden alcanzar una vida de hasta 25 años de uso continuo bajo las condiciones sugeridas por el fabricante, los aerogeneradores se colocan en postes cuya longitud depende directamente de las condiciones del viento de la zona en la que se realizará el montaje.

El funcionamiento de los aerogeneradores se puede dividir en distintas etapas o fases: la orientación automática es una función que permite al generador orientarse con la ayuda del registro de los datos recabados por la veleta, de esta manera se aprovecha al máximo la energía del viento según los cambios y movimientos registrados de este, el giro de las palas es el mecanismo principal y encargado de proveer la energía cinética para que sea transformada, las aspas pueden alcanzar hasta velocidades de 25 m/s, en el interior del generador se encuentra el multiplicador que se encarga de elevar la velocidad de giro hasta a más de 1500 revoluciones por minuto.

La energía se conduce hasta la subestación en la que se eleva su tensión para que pueda ser inyectada a la red de suministro eléctrico y sea distribuida a los lugares en la que será consumida. La subestación también funciona como un centro de control, desde este sitio se resuelven todos los conflictos con el funcionamiento y se monitorean todas las funciones y la obtención de energía.

No lo olvides, para aprender más acerca de la energia eolica y de los beneficios de otros tipos de energías sustentables, visita el blog de Mase Energy. También puedes ponerte en contacto con sus especialistas para resolver asesoría y resolver todas tus dudas acerca del uso de las energías alternas. Visita Mase Energy y reduce tu consumo eléctrico al mismo tiempo que cuidas al planeta y tu bolsillo.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *