Guía básica: cómo ahorrar energía

Casi todos los productos que usamos en nuestra vida cotidiana producen un impacto en el medio ambiente, desgastándolo y degradando  poco a poco los recursos naturales. Desde la madera, el vidrio hasta los plásticos, en todas sus presentaciones, su impacto ha llegado a tener graves consecuencias ecológicas que se han volcado en daños irreversibles a la naturaleza.

Actualmente los ojos del mundo han volteado a ver hacia las nuevas medidas para disminuir el daño ocasionado por la electricidad y otras fuentes energéticas tales como el carbón, el petróleo y el vapor. Saber cómo ahorrar energía para conservar la Tierra se ha vuelto muy necesario si queremos preservar los recursos naturales de nuestro planeta. Además de que este ahorro representa muchos beneficios, entre los cuales están:

  • Reduce la propensión de las personas a contraer enfermedades respiratorias que están ligadas a la contaminación por la emisión de gases como el dióxido de carbono (CO2).
  • Reduce también fenómenos naturales como las lluvias ácidas y las mareas negras.
  • Previene posibles accidentes enérgicos o nucleares, reduciendo los desechos radioactivos.
  • Evitar el derretimiento de los hielos polares, lo que provoca los cambios climáticos y la destrucción de los ecosistemas que componen la superficie de la Tierra.
  • Se disminuye la quema de leña y madera para conseguir combustibles y en consecuencia, se frena un poco la tala de bosques.
  • Al cambiar algunos de nuestros generadores de energía, también se ahorra dinero pues existen paneles solares que sólo necesitan de este tipo de recurso natural.

Es por eso que hoy en día, existen muchas propuestas e iniciativas para reducir el consumo de energía de ciertas fuentes. Estas propuestas abarcan todos los sectores humanos. En estos tiempos, ya es posible reducir estos consumos desde la comodidad de nuestro hogar con medidas como: aprovechar la luz natural del día, sustituir los focos por las llamadas bombillas ahorradoras, las cuales incluso le rinden ocho veces más que las de uso regular.

Apagar todos los focos una vez que ya no los estamos utilizando y de igual manera desconectar los aparatos domésticos y electrónicos de la corriente de luz, pues aunque no se estén usando, siguen jalando energía. Todas estas acciones que aparte de ser amigables con el ambiente, también se verán reflejadas en tu bolsillo a la hora de pagar el estado de cuenta de electricidad.

Se sabe que por cada hora de electricidad que ahorramos, evitamos la emisión de aproximadamente un kilogramo de CO2, es por eso que tomar acciones al respecto es de vital importancia. Todos estos consejos sobre cómo ahorrar energía nos hará el camino más fácil a la hora de tomar la decisión sobre qué productos nos convienen más, privilegiando aquellos que tengan la garantía de ser de bajo consumo. En el mercado, existen muchas opciones que pueden ayudarnos con esta tarea, tales como: focos ahorradores, sensores de movimiento, cargadores solares de dispositivos móviles, termostatos inteligentes y el uso de plásticos biodegradables.

Por cada  ocasión que utilizamos electricidad producida por alguno de los combustibles fósiles se promueve algo que los científicos llaman como gases de efecto invernadero produciendo cambios climáticos abruptos,  lo cual amenaza de gravedad la vida en el planeta Tierra. Es por eso que es necesaria la participación de todos, pues tanto gobiernos como empresas, industrias  y personas comunes y corrientes somos responsables de  poner fin o continuar con esta situación tan alarmante.  Desde la mínima acción, hasta  medidas de escala mundial cuentan en este esfuerzo por proteger a la Madre Naturaleza.

En México, un país lleno de recursos naturales, existen muchas fuentes energéticas provenientes del petróleo, el carbón y el gas natural  que dejan grandes estragos al medio ambiente, ya que todos estos combustibles provenientes de los fósiles emanan de fuentes conocidas como no renovables.

Los combustibles antes mencionados, se encuentran de forma natural en el medio ambiente, sin embargo, la extracción de ellos implica perforaciones que traen un sinfín de riesgos, tales como fugas  y explosiones  que muchas veces cobran vidas humanas. La CONAE, cuyas siglas significan Comisión Nacional de Ahorro de Energía, calcula que en nuestro país tenemos 20%  del desarrollo potencial en cuanto al ahorro de este suministro, lo que traducido a números significa un costo aproximado de 100.000 millones de pesos  anualmente.

Afortunadamente para todos, existen fuentes de energía alternativas a las perjudiciales  y empresas encargadas de proveerlas para que nadie llegue a sacrificar el confort de una vida normal. Una de estas compañías, es nada más y nada menos que Mase Energy. Una firma 100%  preocupada por ofrecerle soluciones en todo lo relacionado a energías sustentables y asesoría de cómo ahorrar energía.

Tenemos la más alta calidad en productos y tecnologías amigables con el ambiente para mejorar el bienestar cotidiano de las personas.  Nuestra misión consiste en la atención a la demanda creciente de otro tipo energías, tales como la solar y la eólica.  Conocemos las necesidades de nuestros clientes e intentamos satisfacerle en todo momento.

En Mase Energy, nos preocupa el ambiente y nos importa que nuestros clientes sepan cómo ahorrar energía a través de los dispositivos adecuados, por eso ofrecemos servicios como paneles solares, celdas solares, generadores de energía eólica, así como una amplia variedad de lámparas de LED, perfectas para el alumbrado público. Entre otros servicios como sistemas fotovoltaicos, calentadores solares y sistemas de calefacción para albercas.

Nuestra tecnología se divide básicamente en dos categorías muy importantes: la reducción de electricidad  y la reducción del consumo del gas en los hogares mexicanos.  Para mayor información al respecto, consulte nuestros catálogos de servicios en nuestra página de Internet o si lo prefiere, llámenos a cualquiera de nuestros teléfonos, en Mase Energy estamos para brindarle la mejor asesoría en fuentes sustentables de energía.

Publicaciones recientes

Deja un comentario