energía eólica

Factores sociales y medioambientales que rodean la implementación de la energía eólica

Para nadie es un secreto que la energía eólica representa en todo el mundo un beneficio ambiental, social, económico y energético si se le compara con la producción y el consumo de combustibles fósiles; no obstante, su promoción no ha sido la más adecuada en todo el mundo pese a todas las virtudes que representa el uso de esta energía amigable con el medio ambiente. En México, por ejemplo, son muy pocos los lugares en donde se ha optado por este tipo de energía, siendo Oaxaca uno de los principales productores con alrededor de 90% del total que se produce en todo el territorio nacional.

Así, el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, ha sido el sitio predilecto para que las empresas que apoyan este tipo de proyectos construyan y pongan en operación las centrales productoras de energía generada a través del viento. Debido al alto potencial eólico de esta zona, ha sido considerado por los expertos más reconocidos a nivel mundial como una de las mejores zonas que hay en todo el planeta tierra para generar energía a través del viento. Se estima que el promedio anual de energía generada con esta planta eólica es de aproximadamente 10 mil Megawatts, cantidad suficiente para abastecer a más de 18 millones de habitantes del medio urbano, quienes, por cierto, son los responsables del mayor consumo en todo el mundo.

La amplia disponibilidad de recursos eólicos ha ubicado al Istmo de Tehuantepec en la mira del capital extranjero, en especial de las compañías españolas. No obstante, este tipo de empresas únicamente pretenden lucrar con los recursos naturales de México. Si bien es cierto que esta es la tarea de una empresa, la realidad es que existen empresas mexicanas a las que el gobierno les ha brindado muy poco apoyo a pesar de saber que cuentan con la infraestructura necesaria para instalar parques eólicos eficientes y capaces de dotar de energía eléctrica a miles y miles de personas en todo el territorio nacional.

Bajo la óptica gubernamental y empresarial, el uso de energías amigables con el medio ambiente como la eólica, permite fomentar el desarrollo económico de la región oaxaqueña; sin embargo, muy pocos empresarios en todo el mundo han decidido implementar este tipo de mecanismos de producción de energía limpia. Esto se debe, principalmente, a que los dueños del petróleo que existen en el mundo han tomado decisiones para cooptar el avance de este tipo de energías, pues de comenzar a popularizarse, las compañías petroleras se irían a la quiebra, algo que, evidentemente, no les convendría.

El Corredor Eólico del Istmo de Tehuantepec inició sus operaciones a finales del 1994 con la instalación de la primera planta piloto; no obstante, a partir de principios de la primera década del nuevo milenio se observó un proceso de expansión de la energía eólica. No obstante, el gobierno comenzó a expropiar tierras de miles de campesinos para que las empresas inversoras comenzaran a construir este tipo de estaciones eólicas, por lo que miles de personas y de organizaciones sociales, campesinas e indígenas comenzaron a oponerse, pues el robo de tierra no era la mejor manera de incursionar en la generación de energías amigables con el medio ambiente.

Desde esa perspectiva, muchas personas mostraron un rechazo a la incursión de México de energías amigables con el medio ambiente como la energía generada por el viento. Este conflicto es relevante desde el punto de vista sociopolítico, pues coloca en el punto central la lucha que los principales actores de la revolución exigían al gobierno. Podemos decir, entonces, que el núcleo del conflicto reside en el arrendamiento de las tierras para que las empresas trasnacionales llegaran a instalar sus negocios y cobrar enormes cantidades de dinero a los mexicanos por el uso del servicio.

Afortunadamente para los mexicanos y para el medio ambiente, no todas las empresas persiguen los mismos intereses de enriquecimiento. Existen empresas como Mase Energy, una empresa 100% mexicana que se preocupa y se ocupa del cuidado del medio ambiente, por lo que se dedican al desarrollo de proyectos sustentables de energía eólica y de energía solar para generar electricidad. Gracias a este compromiso con los mexicanos y con el medio ambiente, hoy en día Mase Energy se ha logrado posicionar como una de las empresas más importantes que existe y que se dedica al desarrollo de proyectos amigables con el medio ambiente.

Mase Energy está completamente consciente de que la situación actual de cambio climático y los conflictos de intereses que se experimentan en gran parte del territorio nacional, por lo que esta exitosa empresa de talla internacional emprende diferentes acciones para mejorar el mundo en el que vivimos y así aprovechar de una mejor manera las energías naturales y alternativas que hoy en día es posible aprovechar gracias a los desarrollos tecnológicos.

Así que ya lo sabe, si usted desea iniciar un proyecto de energía eólica o energía solar en su empresa para ahorrar miles de pesos o para beneficiar a las comunidades cercanas, no dude en ponerse en contacto con el personal altamente capacitado, quienes le atenderán con la cordialidad y el respeto que sólo usted se merece. Recuerde que cuando de energías amigables con el medio ambiente y sustentables se trata, los especialistas de Mase Energy son la mejor opción que existe en México. Recuérdelo, Mase Energy siempre logra satisfacer por completo las necesidades de sus clientes, incluso las de los más exigentes.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *