Cada día es más común encontrar productos amigables con el medio ambiente, como lo es en el ámbito de la construcción, también se encuentran los inmuebles sustentables, mismos que han demostrado proporcionar beneficios tripartitos: para el constructor, al recibir un atractivo retorno de inversión comparado contra las construcciones convencionales; para el usuario, al experimentar beneficios de espacios con una calidad de ambiente interior superior y, por último, para el planeta, al recibir un impacto ambiental menor que el convencional. Es decir, que el pensamiento de cuidado y conservación del planeta está presente durante el proceso de fabricación. De esta manera, al elegir este tipo de opciones disponibles en el mercado, el usuario contribuye en elecciones favorables con el medio ambiente.

Un Edificio Energía Cero debe demostrar durante su primer año de operación un balance energético. Es decir, satisfacer el consumo de electricidad, ventilación, calefacción y aire acondicionado del edificio mediante energía producida en sitio. Bajo esta premisa, la compra de bonos verdes externos está excluida como estrategia que cumpla con los requerimientos de esta certificación.

El 7 de febrero el Consorcio “Edificios Cero Energía” anunció el registro del primer edificio aspirante a obtener la Certificación Net Zero Energy Building en México y Latinoamérica. Este edificio estará ubicado en el área metropolitana de Monterrey, Nuevo León.

Cada día es más común encontrar productos amigables con el medio ambiente, como lo es en el ámbito de la construcción, también se encuentran los inmuebles sustentables, mismos que han demostrado proporcionar beneficios tripartitos: para el constructor, al recibir un atractivo retorno de inversión comparado contra las construcciones convencionales; para el usuario, al experimentar beneficios de espacios con una calidad de ambiente interior superior y, por último, para el planeta, al recibir un impacto ambiental menor que el convencional. Es decir, que el pensamiento de cuidado y conservación del planeta está presente durante el proceso de fabricación. De esta manera, al elegir este tipo de opciones disponibles en el mercado, el usuario contribuye en elecciones favorables con el medio ambiente.

Un Edificio Energía Cero debe demostrar durante su primer año de operación un balance energético. Es decir, satisfacer el consumo de electricidad, ventilación, calefacción y aire acondicionado del edificio mediante energía producida en sitio. Bajo esta premisa, la compra de bonos verdes externos está excluida como estrategia que cumpla con los requerimientos de esta certificación.

El 7 de febrero el Consorcio “Edificios Cero Energía” anunció el registro del primer edificio aspirante a obtener la Certificación Net Zero Energy Building en México y Latinoamérica. Este edificio estará ubicado en el área metropolitana de Monterrey, Nuevo León.

Creado en 2016 bajo el tutelaje de la Comisión de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable (CESPEDES) y marcando un referente en construcción en Latinoamérica, el Consorcio Edificios Cero Energía nace con el objetivo de consolidar un modelo replicable de edificios de balance energético cero.

La Certificación Net Zero Energy Building es un nuevo desafío que muchos proyectos inmobiliarios alrededor del mundo están en búsqueda de obtener, identificando como una de las claves para el éxito del mismo, el compromiso y formación del usuario sobre hábitos de consumo energético. Tanto en los edificios como en el mundo, se demuestra que los resultados positivos se logran a través de estrategias conjuntas, y no individuales. En esta ocasión, México ha dado un paso importante en materia de Edificios Energía Cero, poniendo de su parte en dirección hacia un país y un mundo con edificios que produzcan, o incluso devuelvan, más de lo que toman del planeta.

Anteriormente ya se había experimentado con este tipo de paneles solares en automóviles eléctricos, sin embargo el nivel de producción energética era muy bajo. Con este nuevo modelo, Panasonic logro aumentar considerablemente la energía generada, lo que le daría al coche hasta un 10% mas de eficiencia.

Toyota comenta:

“Seamos realistas: sólo hay un planeta Tierra, por eso nos centramos en soluciones sostenibles para el medio ambiente en todo lo que hacemos y cada vehículo que fabricamos”.

El recientemente desarrollado “Módulo fotovoltaico HIT ™ para automóvil” genera energía y carga la unidad y las baterías de 12 V.