Ahorro de energía eléctrica: importancia y alternativas

En representación de Mase Energy, les damos la bienvenida a este blog, donde publicamos información variada e interesante en torno a los servicios que prestamos. Esta ocasión, hablaremos sobre la importancia del ahorro de energía eléctrica, asimismo, les explicaremos algunas formas para dicho ahorro se dé con efectividad. Sin más que agregar, ¡demos inicio a esta publicación!

¿Por qué es importante ahorrar energía eléctrica y cómo podemos conseguirlo?

En la actualidad el empleo de la electricidad es esencial para la realización de muchas de nuestras actividades cotidianas, asimismo, esta clase de recurso energético ha facilitado y optimizado una gran parte de nuestras vidas. Con sólo pulsar algunos botones podemos beneficiarnos de la luz, las variaciones de temperatura, las imágenes o los sonidos: todo ello gracias a la electricidad. Su empleo es indispensable, algo a lo que ningún cuerdo pondría objeción, aunque difícilmente pensamos sobre su importancia y sobre los beneficios que proporciona al usarla de manera prudente.

Ahorrar energía eléctrica no consiste sólo en el puro hecho de ahorrar, también equivale a reducir el consumo de combustibles usados por las entidades públicas o privadas para la generación de electricidad, con lo que también se evita la emisión de sustancias contaminantes hacia la atmósfera y los ecosistemas. Nuestro país cuenta con una amplia diversidad de fuentes energéticas.

La electricidad en su mayor parte, se genera mediante recursos no renovables como el petróleo, el gas natural y el carbón. Esta situación no es nada ventajosa ya que al depender de los combustibles fósiles propiciamos la contaminación del medio ambiente y la explotación de las reservas naturales. Al usar tales recursos se emite una gran cantidad de gases a la atmósfera de efecto invernadero, los cuales, a la larga traerán consecuencias perjudiciales no sólo para la salud de los hombres y mujeres sino también para la de los demás seres vivientes en la Tierra.

Ahorrar y utilizar la energía eléctrica de manera prudente, así como procurar el cuidado medioambiental, no tienen porque implicar sacrificios (como disminuir nuestros niveles de bienestar) sino que, al contrario, un cambio de actitudes y hábitos pueden ser sumamente positivos.

El uso racional de la energía, el ahorro de dinero y por ende la protección de la economía familiar, la preservación de los ecosistemas y las esferas vivenciales de las mujeres y hombres, etcétera, son tan sólo algunos de los aspectos relacionados con el ahorro de energía eléctrica. Es menester destacar la relevancia que todo esto tiene, ya que muchas veces al momento de explicarles a los niños por qué deben de ahorrar energía surgen las preguntas o el desconocimiento de una causa que nos afecta a todos.

En el pasado, incluso antes de la Revolución Industrial era bastante difícil hablar sobre el ahorro energético o del consumo desmesurado de energía, debido a que no existían las situaciones de contingencia y contaminación de hoy en día, así como las invenciones que vemos actualmente en cualquier lado. La cantidad de vehículos no era ni la cuarta parte de lo que ahora es, por lo que se puede intuir que el consumo de combustible en aquellos días no era desmesurado.

Sin embargo, con el pasar del tiempo las invenciones relativas a los energéticos se fueron sofisticando y junto a ellos fue aumentando la contaminación. Por fortuna en nuestro tiempo, el desarrollo de máquinas y dispositivos suministradores de energía ha tomado una nueva dirección en la que en lugar de contaminar, busca resarcir y reparar los daños ocasionados por la humanidad en su intento de dominar a la naturaleza. ¿Cómo pretende conseguirlo? Mediante sistemas renovables como los aerogeneradores eólicos y los paneles fotovoltaicos.

Además de las energías renovables, existen algunas medidas y acciones que pueden ayudarnos a ahorrar energía eléctrica, efectivo, y a evitar el uso desmesurado de recursos no renovables. Éstas deben realizarse de forma cotidiana de modo que pueda expresarse su efectividad:

  • Si no está ocupando las bombillas y los sistemas de iluminación manténganlos apagados, o desconectados de la corriente. De esta manera los pagos por el uso del servicio eléctrico serán menores y se evitará el cambio constante de focos. Otra opción inteligente es adquirir bombillas de bajo consumo las cuales ahorran electricidad hasta en un 75%.
  • Los aparatos eléctricos son uno de los principales focos de consumo por lo que su participación es determinante en el ahorro de energía. Si no están mirando el televisor manténganlo desconectado; si no están ocupando cargadores, módems, u otros dispositivos, manténganlos fuera del enchufe. Esto no sólo permitirá el ahorro, sino también que los equipos tengan un mayor periodo de utilidad. Las computadoras, por ejemplo, mientras se encuentran encendidas en periodo de espera, llegan a consumir hasta un 70% de energía.
  • Aprovecha todos los días y al máximo la luz que proporciona el sol de forma natural, de esta manera se evita el derroche tanto energético como económico.

No hay duda de que estas medidas son de suma utilidad, sin embargo, lo preferible es contar con el respaldo de un sistema energético renovable, por lo que si está dentro de sus posibilidades utilicen alternativas para la generación de electricidad, como las celdas fotovoltaicas o los aerogeneradores eólicos que distribuimos y comerciamos en Mase Energy.

Esperamos que esta entrada haya sido amena, grata y útil para los estimados lectores, por ahora, debemos concluir esperando su próxima visita. Recuerden que si están interesados en el ahorro de energía y la auto-sustentabilidad, acudan con profesionales como los que laboran en Mase Energy. Gracias por su visita, ¡vuelvan pronto!

Publicaciones recientes

Deja un comentario