Ahorrador Energia

El ahorrador de energía que necesitamos para Navidad

¡Hola! Nos da mucho gusto que nos visites. El día de hoy tenemos un artículo que parece fuera de tiempo, pues hablaremos del ahorrador de energía que necesitamos para Navidad y aún estamos en octubre. Sin embargo, el tiempo se nos escapa como el agua entre las manos y cuando menos lo pensemos, estaremos en pleno noviembre haciendo las compras de toda la parafernalia que “dará vida” a las celebraciones de fin de año.

Incluso, mucho de lo que diremos al respecto podría aplicarse desde antes, pues a partir del 31 de octubre con Halloween todo se torna en fiesta, y aunque el tradicional Día de Muertos que le sucede es muy diferente, vale la pena analizar más nuestras acciones durante estas fechas, pues al igual que en la Navidad o Año Nuevo, poco se piensa en cómo estos festejos y conmemoraciones afectan al medio ambiente.

Naturalmente, siempre se recienten en enero los estragos que la época decembrina deja a nuestros bolsillos, incluso sin contar los regalos de Santa y de los Reyes Magos, pues si se prestara más atención en todo lo que se necesita para que una casa, por medio de su decoración, cree el ambiente navideño que acostumbramos, veríamos que además de la compra de todos los adornos, el mayor gasto se hace por concepto de electricidad, es decir, por toda la energía que consume la iluminación del tradicional arbolito de Navidad y el resto de la casa, incluyendo en muchos casos sus exteriores y otros tipos de decoración que igualmente consume electricidad, como esos inflables de renos y muñecos de nieve que se han vuelto tan populares (y que seguro has visto también decorando casas en época de Halloween, pero con figuras alusivas).

Con esto queremos decirte que al hacer conciencia y adoptar un perfil ahorrador de energía, no solo beneficias al medio ambiente, sino también a tu bolsillo o a la economía familiar, pero nada nos gustaría más que cambiaras tus hábitos durante estas épocas por darte cuenta de la importancia que tiene el cuidado del entorno y de los recursos que ocupamos para nuestras actividades cotidianas y las especiales, como los festejos de los que hablamos en este artículo.

Esto es posible de hacerse poco a poco y desde diferentes ángulos. Por ejemplo, un hábito que puedes cambiar es apagar toda la iluminación de tu hogar después de cierta hora por la noche. Y no pienses en dejar por lo menos el arbolito encendido, te sorprendería ver cuánta luz “jala” esa bonita serie de colores.

Obviamente otra forma de consumir menos electricidad por la iluminación es no llenar de foquitos toda la casa, sino centrarse en elementos esenciales y característicos de estas fechas, justo como el árbol, la chimenea o la puerta principal de la casa, pero no te recomendamos que pongas en la puerta y ventanas de cada habitación, ni que toda tu fachada esté repleta de series si de por sí ya colocaste un trineo inflable en tu patio o en el techo de tu casa.

Aquí hay que recordar que durante estas fechas nos hemos acostumbrado al consumismo y queremos llenar de más luces y adornos la casa, como si eso hiciera nuestro hogar digno del espíritu navideño. Pero no es así, entonces no te preocupes por renovar cada año todos los elementos decorativos, menos si todavía son funcionales, de otra forma solo contribuyes a las toneladas de basura que se generan en estas épocas solo por este tipo de “desecho”.

Por otra parte, tampoco te recomendamos que re uses series de luces muchas veces, si decoras con iluminación muy vieja tienes más probabilidades no solo de algún incidente directamente relacionado con este aspecto, sino también de gastar más electricidad. Pasa exactamente lo mismo cuando compras foquitos de muy baja calidad, así que lo mejor es renovar tus series cada dos años o tres como mucho, y al momento de comprar nuevas, hacer un pequeño estudio de mercado para elegir las más adecuadas. Una recomendación de paso pero que resulta básica es que antes de iniciar la decoración e instalación de la iluminación, se revisen las instalaciones eléctricas del hogar para evitar cualquier problema.

Finalmente, queremos decirte que también hay otras opciones en el mercado, una de ellas se conoce justamente bajo el nombre de ahorrador de energía, de electricidad, o bien, de luz. Pero, aunque este tipo de dispositivos tienen una tecnología y funcionamiento un tanto sencillos, antes de comprar uno siempre se debe atender a sus características, como a las condiciones o al tipo de espacio en el que se piense instalar.

Investigar o informarse y comparar es lo mejor que se puede hacer al pensar en estos ahorradores, y hay que checar en todos lados. En internet, por ejemplo, se encuentra infinidad de estos dispositivos, como cientos de comentarios tanto positivos como negativos sobre su efectividad. Aunque en algunos casos sí sirven, en muchos otros no; de cualquier forma, existen mejores maneras de conseguir lo que estos dispositivos prometen, y que son garantía.

Tal es el caso de las alternativas para captar energía solar, por ejemplo, y transformarla en la electricidad que abastecerá nuestro hogar (u otros tipos de espacios o lugares). Con estas tecnologías únicamente haces una inversión fuerte al inicio, pero te olvidas de pagar en adelante los recibos de la luz que cada día llegan más altos. Con un sistema de estos en tu casa, por ejemplo, de paneles solares como los que tenemos en Mase Energy, podrías iluminar hasta el piso esta Navidad, sin pagarlo. Pero más allá de eso, estarías formando parte de todas las personas que se han concientizado sobre lo importante que es el perfil ahorrador de energía para nuestro planeta. ¡Súmate! Nosotros te ayudamos.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *